Tomás, Esperanza y una peli canadiense muy rara

Por Recaredo Veredas

Si ha habido un duelo electoral entre casta y pueblo, sin duda ha sido el que mantuvieron Tomás Gómez, hijo de taxista y limpiadora, alcalde de Parla (uno de los pueblos más pobres de la comunidad de Madrid) y la eximia aristócrata Esperanza Aguirre Gil de Biedma, liberal desde antes de nacer.

Tomás Gómez llegó a la elección con el aval de haber sido el alcalde con más votos de la historia. Consiguió tales éxitos en dos comicios: 2003 y 2007. En ambos logró más de un 70% de los sufragios. Su triunfo es un símbolo de la tragedia que han sufrido los pueblos más humildes de la periferia madrileña. Durante los años del esplendor los precios de los pisos de los pueblos del sur subían sin freno, aproximándose a los valores de los municipios de mayor calidad de vida. En consecuencia tales municipios recalificaban sin descanso consiguiendo, legal e ilegalmente, más dinero del que nunca soñaron. Los parleños creyeron que la igualdad, la anhelada equiparación con los mejores barrios del centro y con los más caros pueblos del área metropolitana, aquellos del norte, llenos de chalets con piscina, Audis todoterreno, ejecutivos y niños rubios con camisas Ralph Lauren. Los políticos creyeron en el mito del eterno crecimiento y quisieron dejar su marca en ciudades que ya abandonaban el estigma del desarrollismo. Fruto de ese momento mágico es el famoso tranvía de Parla, un bello y escandinavo proyecto que empezó a derrumbarse cuando el sueño de los pobres terminó. Cuando se impuso la lógica del mercado, los precios de Parla cayeron un 70% y, en consecuencia, los ingresos del ayuntamiento se hundieron hasta la quiebra. Parla volvió a ser Parla.

tomas1

Pero para entonces Tomás Gómez ya había dado el salto. Con épica, luchando contra la adversidad, se había enfrentado por el liderazgo del socialismo madrileño con Trinidad Jiménez, otra miembra de la casta madrileña, prima de Alberto Ruiz Gallardón. Pero, como mencionaba en el inicio, contra Esperanza Aguirre no pudo. El desparpajo de la condesa de Murillo, sus carcajadas, sus tacos y sus desplantes encajan a la perfección con el núcleo duro de Madrid. La Espe es invencible. Solo puede derrotarla el cáncer (las urnas no, por supuesto, ya se demostró con el Tamayazo). Tomás Gómez nunca ha conectado con el norte de Madrid. Es duro, perseverante, ceñudo, agrio. Su sonrisa no es limpia. La clase media madrileña nunca le votaría: su origen les desconcierta, les recuerda (nos recuerda) aquello que preferimos olvidar.

¿Es corrupto? No tengo ni idea, supongo que tal catalogación depende de matices procesales y de la calidad de los abogados que tengan a bien defenderle. Lo que resulta evidente es que en el ámbito de la corrupción la experiencia es un grado que poseen quienes llevan practicándola siglos, quienes siquiera la consideran una anomalía sino una lógica retribución de sus esfuerzos por la patria. Tomás Gómez es, en tan proceloso ámbito, un pardillo. Un pardillo, además, soberbio. Su fortaleza, los cien kilos de pesas que levanta cada día, no le han servido para levantar la carga de sus origen. Recuerda a uno de los personajes de Leolo, la mítica película de Jean Claude Lauzon, un pobre hombre que, para evitar el acoso, pule su cuerpo con pesas hasta que sus músculos casi estallan. Pero por dentro continúa vacío, incapaz de defenderse.

Share Button

Sobre Recaredo Veredas:

Licenciado en Derecho. Máster en Edición. Reseñista en numerosos medios, como Quimera, ABC o Qué Leer. Profesor en la Escuela de Letras. Fundador, junto a otros, de Culturamas y creador de micro-revista. Autor de los libros de relatos Pendiente (Dilema Nuevos Narradores, 2004) y Actos imperdonables (Bartleby, 2013), del manual Cómo escribir un relato y publicarlo (Dilema, 2006), del poemario Nadar en agua helada (Bartleby, 2012) y de la novela Deudas vencidas (Salto de página, 2014).

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Realice la operación de verificación * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para el uso de este recurso.